Tant'amare

Revista de terapias naturales, desarrollo personal, ecología...

Kinesiología (II) - por Isabel Sierra


Revista Tant'amare - Desarrollo personal y terapias naturales
En el año 1980 el fisioterapeuta, osteópata y kinesiólogo belga Raphael Van Asshe descubrió “la Kinesiología Holística” con el ARM REFLEX (AR).
Ese año trabajaba en España y le llegó a la consulta una paciente amiga suya con un dolor lumbar. Una de las formas de trabajar la osteopatía cuando hay lesión de espalda es estirar los brazos del paciente estando éste tumbado boca arriba, con los dos brazos por encima de la cabeza en la prolongación con el cuerpo y con las palmas de las manos enfrentadas, con la intención de observar el acortamiento del músculo psoas, músculo implicado en la mayoría de estas disfunciones. Si al estirar ambas manos de forma fuerte y mantenida, observamos un brazo más corto que el otro es que el psoas de aquel lado esta hipertónico y contraído, con la consiguiente adaptación de alguna vértebra.
Mientras Raphael Van Asshe le hacía la prueba, la paciente empezó a hablar de su familia y a relatar el proceso que le había llevado a aquel estado, que no era otro que la relación problemática con un pariente suyo: explicaba que un día estando cortando flores en el jardín agachada recordaba la relación, sonó el teléfono y su marido la llamó diciéndole que aquel pariente la estaba llamando. Al incorporarse rápidamente, para acudir al teléfono, apareció un bloqueo en las lumbares y notó un intenso dolor en la zona.
Lo novedoso de la situación fue que durante todo el relato Raphael Van Asshe le tiraba “suavemente” de los brazos y observó que había momentos en que se acortaba un brazo, que era cuando hablaba de la emoción relacionada con su pariente, mientras que en otros momentos los brazos se igualaban, que correspondía a una liberación de la tensión emocional. Al cabo de un rato de hablar sobre el tema los brazos permanecieron equilibrados. Los dolores y la disfunción habían remitido.
Analizando el hecho, Raphael Van Asshe dedujo que había tanta emoción en esta persona y los psoas estaban tan contraídos que la llamada telefónica fue la última gota que hizo rebosar el vaso, el último estrés que no pudo aguantar. El resultado era que en el momento que había acortamiento de un brazo, había también un cambio de tono en toda una cadena muscular anterior y posterior, producido por una emoción.
Aquí fue cuando se dio cuenta del gran descubrimiento, mientras Goodheart y la Kinesiología Aplicada trabajan con el tono muscular, la Kinesiología de Van Asshe o Kinesiología Holística trabaja con los cambios de tono de las cadenas musculares anteriores y posteriores.
Mientras que los test realizados con músculos sueltos o por parejas trabajan sobre músculos fásicos, el reflejo de los brazos o ARM REFLEX (AR) como le llamó entonces su descubridor, trabaja sobre las cadenas y músculos no fásicos.
Con el AR entran en juego las cadenas musculares anteriores y posteriores completas, incluyendo los músculos que mantienen la postura, que trabajan 24 horas al día y que es donde vamos a guardar la información tanto si estamos relajados, durmiendo, o en acción. El AR es una respuesta de toda la energía estática, del esquema corporal, que es donde está la información de todo lo ocurrido.
Por otra parte, con el AR tenemos el reflejo completo de la cadena izquierda con la derecha, hasta entonces no estudiado y que se tenia poco en cuenta. Imagínense si nuestro pie izquierdo no tuviera conciencia de lo que le ocurre al derecho, no podríamos andar. La respuesta está pues en la integración de las dos cadenas musculares.
Con el AR conseguimos todo el trabajo de la musculatura de la espalda y el resto del cuerpo, al trabajar con todas las cadenas musculares, con lo que trabajamos con la mayor cantidad de información posible.
Nuestro cuerpo tiene la información de todo lo que ha ocurrido en nuestra vida, y por ello, con Kinesiología Holística, si sabemos hacer correctamente una serie de preguntas al cuerpo, nos contesta exactamente sobre ellas.
Cuando se produce un AR tenemos la respuesta de la integración de todas las cadenas. Ambas cadenas musculares anteriores y posteriores reciben una señal diferente, por una orden de una zona del cerebro, evidenciándose con una diferencia de tono en ambas, con la producción de un aparente acortamiento de los brazos.

Había nacido la Kinesiología Holística.


Isabel Sierra
Médica colegiada y en Experta en Kinesiolgía Holística
¿Quieres saber más? [Ver perfil]