Tant'amare

Revista de terapias naturales, desarrollo personal, ecología...

Preparados para el cambio - Susana Díaz García


susana_logo_100

Susana Díaz

Tel. 617 092 533
clic-coaching.es
sudiazga@gmail.com



Cuando nos proponemos poner en marcha un proyecto personal de transformación en nuestra empresa o a nivel personal a la gran mayoría nos gusta estar preparados para esa transformación y como no, saber qué beneficios podemos obtener. Cómo saber qué recompensa lograremos es sencillo: ¿Para qué quieres llevar a cabo este nuevo proyecto? De esta simple pregunta vienen las respuestas más interesantes, por ejemplo, motivos por los que ese proyecto es importante para tí, para tu empresa, cómo te afectará a tí y al resto de colegas y una lista más ampliada que en una hora y media se plasma en un folio A4. Me enfoco en los beneficios porque de un tiempo aquí somos especialistas en sólo ver los obstáculos, ¿será que nos toca enfocar nuestros sentidos hacia lo que queremos conseguir?

En Clic-Coaching el objetivo eres tú y tu entorno, ya sea tu vida personal o tu empresa. Considero que la preparación para el cambio es tal vez la tarea si no más importante al menos la que nos enseña a lidiar con la incertidumbre y a gestionar un nuevo escenario ya sea a nivel personal o a nivel empresarial. Porque ¿quién nos ha enseñado a fallar? ¿y a aprender? ¿y a cambiar? ¿qué me cuentas del miedo a que salga 'mal', al qué dirán? Partiendo de la base de la carencia de recursos actual y del miedo al cambio que hay programados en nosotros necesitamos herramientas en las que apoyarnos para dejar de sobrevivir y empezar a vivir. Aquí es dónde la figura del Coach tiene la habilidad de facilitarte el contrapunto que necesitas y mediar en tu empresa o en tu vida para ayudarte a:
  • lograr una resolución alternativa de conflictos y descongestionar estados emocionales que impiden que los proyectos salgan adelante
  • sacar partido a todo ese talento que llevas incorporado y del que probablemente ni seas consciente
  • hacerte ver que sólo tú puedes cambiar lo que te disgusta de tu vida
Cuando una persona/empresa se atreve a emprender un proceso de cambio hay muchas estructuras rígidas que empiezan a caer casi por sí solas, entre ellas la primera podría ser la ruptura de limitaciones personales, de la costumbre de lo 'anterior que funcionaba', de aprender a cambiar en medio de todo este futuro fluctuante.

img_publi

¿Es tu momento para prepararte para el cambio?

Me juzgo y te juzgo - por Susana Díaz García


El juicio final - Miguel Ángel
El juicio final - Miguel Ángel

Así, rápido, sin pensar mucho, ¿cuántas veces hemos escuchado estas frases?

  • “¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?”
  • “Yo no lo haría si estuviera en tu lugar”
  • “¿Pero cómo te has vestido hoy?”
  • “Soy imbécil”
  • “Me falta valor”
Posibles respuestas a estas frases:
  • "Probablemente lo hice porque tenía motivos"
  • "Ya, es que tú no estás en mi lugar"
  • "¿No te gusta? ¡Voy monísima!"
  • "¿Quién lo dice?"
  • "¿Cuántas veces te ha sobrado valor?"
No sé si os ha sucedido que salís de casa bien temprano y desde que arrancáis el coche vais diciendo o pensando improperios sobre lo que veis a vuestro alrededor “¡miraaaa! ¡oyeee! ¡qué te has saltado el STOP!”... ¿no lo has pensado o hecho tú en alguna ocasión?... ”¡jo! ¡pero qué despacio va este coche! ¡dale caña!”... ¿no te has entretenido alguna vez mientras ibas al volante? Y efectivamente, todos juzgamos en una medida u otra; está genial, tenemos opiniones distintas y es humano enjuiciarnos y enjuiciar a otros. Hasta aquí todo bien, ¿no?

'Susana, quiero portarme bien y ser Mi Mejor Versión'
¡Qué bien! ¡yo también quiero! Tenemos una diversidad de herramientas apasionantes para tomar conciencia de qué parte de nosotros responde a los estímulos externos que nos hacen saltar como resortes y provocan, por ejemplo, que levantemos la voz o nos enfademos por cualquier mínima cosa o que pongamos de vuelta y media al vecino o al colega de trabajo. ¿Será cierto eso que dicen de que en realidad juzgamos a otros que en realidad son como nosotros? ¿Será que proyectamos nuestros propios defectos sobre los demás?
Puede suceder (experiencia personal) que hagamos cursos de crecimiento personal, nos especialicemos en una profesión dedicada a la ayuda a uno mismo y los demás, que nos entrenemos en el uso de herramientas fabulosas como la que mejor conozco que es la regulación de emociones, la inteligencia emocional. En medio de todo ese entrenamiento te llenas de valor, sacas tu basura personal, reciclas viejos patrones, pides perdón por tus errores y...el día menos pensado te levantas de un humor deplorable y todos los meses que habías dedicado a tu regulación personal de paz y amor los tiras por la borda cuando vas andando hacia el ascensor, un vecino sale disparado de casa, te empuja y tu súper Samsung Galaxy S4 cae al suelo y escuchas el 'crack': la furia de la parte más instintiva sale de tus profundidades y una vez pasada la tormenta te paras y lloras angustiada, ¿cómo es esto posible? ¿doy tres pasos hacia delante y dos atrás? Asúmelo, lo es, asúmelo ya porque somos todo y nada. Todo está bien, tenemos derecho a equivocarnos igual que las personas a las que queremos (o no queremos) se equivocan.

Decidir dejar un denominado 'mal hábito' es duro. Aunque me atrevería a decir que lo más duro es 'no recaer'
De los múltiples hábitos que tenemos a nuestra disposición prefiero centrarme en el que nos desafía las veinticuatro horas:
los pensamientos. Y es que si os fijáis, ¿hasta qué punto importan tanto los hábitos en sí como lo que pensamos acerca de ellos, nuestra actitud ante ellos?
A veces somos muy duros con nosotros mismos y empezamos con un
'no voy a hacer tal y cual cosa, voy a hacer más deporte, voy a comer menos chocolate, voy a beber menos alcohol'. La buena noticia es que logramos nuestros objetivos y la 'mala' noticia es que si tenemos una recaída podemos llegar a autocriticarnos en exceso y a montar escenarios mentales donde sufrimos porque hemos desandado el camino ¡se va a acabar el mundo por desandar el camino! Bien. Ya ha pasado el susto. Has vuelto atrás dos pasos, prepárate y respira porque en realidad has vuelto atrás para coger carrerilla y avanzar más rápido. Busquemos recursos, busquemos personas ¿qué herramienta necesitas ahora mismo? ¿quién te apoya en esta decisión? Agarra cada respuesta por un brazo que la aventura continúa.

Cada uno de nosotros hace lo que mejor puede, cada uno a su manera
A veces te encomendarás a dios para que te ayude
ahora... otras veces pedirás a tu Yo Superior que te mande toda la energía blanca que tenga acumulada hoy... ¡Ahora y hoy!... ¡estos dos son muy poderosos! Y encomiéndate a dios o a tu yo superior y a la vez, haz algo ahora, hoy, cualquier cosita (como leer este artículo) que te haga suspirar, reír, buscar información por otro lado, apuntarte al banco del tiempo o ayudar a tu vecino. Todos somos importantes, todos estamos aquí para querernos a nosotros mismos, para mimarnos y llegar a convertirnos en lo que de verdad (de verdad) queremos.

Mensaje de una que se ha juzgado con fiereza: Sálvate
Es bastante inevitable que muchos seamos duros con nosotros mismos, que nos critiquemos y juzguemos a los que están presentes y a los que no lo están. Sucede que a veces esos otros nos recuerdan a una parte de nosotros que una vez estuvo tan presente que cuando la ves de nuevo reflejada fuera de ti en otra persona no puedes soportarlo y su mera presencia te agobia y distorsiona.

¿Alguna solución al respecto? Puedo apuntar tres:
  • Toma decisiones enfocadas a una autoevaluación: usa el kit de 'primeras mini-decisiones'
  • Da pasitos hacia lo que deseas cambiar y te incomoda de tí mismo
  • Solicita ayuda: pide, pide y pide ayuda
Busca soluciones aquí y allá, dentro, fuera, hazte de otra religión, cambia de banco, cambia de ropa, equilíbrate los chakras...¡lo que sea! ¡haz lo que sea! Que pronto te darás cuenta de qué es lo que realmente te sucede y sabrás cómo librarte de ese peso.

Y sálvate. Recuerda colocarte primero tú la mascarilla de oxígeno y luego se la colocas a los demás. A esto se le puede denominar
inter-independencia. Júzgate, regocíjate en tu pena si aún te cuesta salir del círculo vicioso en el que has pasado mucho tiempo y cuando te canses de tu comportamiento en bucle búscate un Coach (por ejemplo), dile a tus amigos que te repitan tres veces al día 'no te tomes la vida tan en serio', evita ver los telediarios y escucha música que te ponga las pilas.

Desde la zona mágica te saluda una que pasó (y recae de vez en cuando) por algo similar a lo que os he contado. Un abrazo.


Susana Díaz García
Coach personal y Sanadora reconectiva®

La Sanación Reconectiva®: un nuevo nivel de sanación - por Susana Díaz García


sanacion_reconectiva_500
Es genial tener en tu ciudad multitud de herramientas variadas para alcanzar y disfrutar del bienestar. Desde masajes, spa, talleres rápidos y eficaces sobre desarrollo personal, actividades energéticas de engrase y puesta a punto no sólo de tu cuerpo sino también de tu mente y por qué no, hasta del espíritu.
Me presento como una persona que en determinado momento de su vida escogió uno de los tantos caminos abiertos al autodescubrimiento. En una de las paradas en el camino llegó a mí la Sanación Reconectiva®, realmente llegó, no la busqué ni siquiera sabía que existiera. Y sucedió, me gustó la incertidumbre de ponerte en manos de un Facilitador que masajeando el campo energético hacía que la energía que se movía por mi cuerpo diera lugar a resultados que ni tan siquiera él sabía…intrigante.
Gracias a los resultados de las personas que han confiado y se han dejado mimar por este tipo de sanación, os presento qué es, cómo funciona y qué resultados me han comunicado los clientes a día de hoy.

¿Qué es la Sanación Reconectiva®?
Es un proceso de armonización y equilibrio, un trabajo a nivel energético en el que el resultado de la sesión no siempre resulta ser aquello que deseamos sino más bien aquello que necesitamos. Cuando una persona decide recibir las sesiones no le pregunto el motivo por el que viene, si es por dolores físicos, emocionales, identidad..., y no es por desinterés, sino porque recibirá lo que le toque en ese momento lo sepa yo o no.

¿Cómo trabaja un Facilitador Oficial este tipo de energía?
Empiezo masajeando el campo energético de la persona a unos 10 centímetros y poco a poco me voy alejando. No hay contacto físico aunque si la persona así lo desea porque padece molestias en lugares localizados, se puede aplicar tocando el cuerpo.

¿Qué se siente?
En cada sesión las sensaciones varían. De acuerdo a la información que recibo de mis clientes, puede suceder que la primera vez sientas poca actividad energética a nivel físico y luego en la siguiente puede cambiar y las sensaciones son tan distintas como: sentir un flujo de energía que se pasea por tu cuerpo, como si flotaras y te dejaras mecer por las olas suaves del mar, una presión suave que puede empezar en la cabeza e ir bajando y cambiando de una zona a otra de tu cuerpo. Curiosamente ese flujo llega donde la persona ha tenido bloqueos importantes, en muchos casos. Hay muchas más sensaciones aunque prefiero no mencionarlas para no crear expectativas y dejar que los clientes disfruten de sus sesiones.

¿Para quién recomiendas esta sanación?
Para todos, no importa la edad. Para personas sin ninguna dolencia particular y para personas que estén pasando por una etapa de malestar. Han recibido este tipo de energía personas sin ningún tipo de dolor, sencillamente querían ver qué resultados obtenían.

¿Qué resultados han obtenido a día de hoy las personas que han recibido de una a tres sesiones?
Literalmente escribo lo que me han comentado mis clientes:
  • A nivel físico: eliminación o remisión de dolores agudos en distintas partes del cuerpo, cefaleas, estómago; reducción de la ansiedad; desbloqueo de la respiración; relajación total del cuerpo.
  • A nivel emocional: regulación de emociones, entendimiento de situaciones bloqueadas, liberación de carga.
  • A nivel mental: relajación total y desconexión del flujo mental diario; finalización del continuo ir y venir de pensamientos distorsionados.
  • A nivel espiritual: sincronicidades (“¡Qué casualidad! Esto mismo andaba buscando”); conexión con su Ser.
  • En líneas generales, el bienestar general, la paz interior y el no querer levantarse de la camilla ;-) son los resultados inmediatos de las sesiones. El patrón subyacente en las sesiones es una energización de la persona, como si te conectaras a una fuente de energía gigantesca que te nutriera. A cada uno este alimento le trae unos resultados distintos y según me comentan, resultados reconfortantes (repiten visita, así es que puedo dar fe).
Si queréis saber más sobre este tema podéis mirar la página oficial de Eric Pearl www.thereconnection.com o quedar conmigo, estoy más a mano que Eric...
Agradecimientos especiales a todos los que habéis confiado en mí y os habéis dejado mimar, cuidar y sorprender. Me habéis hecho mucho bien, GRACIAS.


Susana Díaz García
Facilitadora de Sanación Reconectiva®
¿Quieres saber más? [Ver perfil]

Coaching personal - por Susana Díaz García


susana_art1.2

¿Qué es el Coaching Personal?
Si bien el Coaching muchos lo relacionan con el ámbito deportivo gracias a la mejora del rendimiento que consiguió su impulsor Timothy Gallwey, este método va mucho más allá del campo de juego. Su fusión con técnicas psicológicas y filosóficas, entre otras, ha dado lugar a que una cantidad y un abanico amplísimo de personas recurran a él para lograr más y mejores metas en su vida.

¿Quién puede beneficiarse de un proceso de Coaching?
Cualquier persona que desee mejorar su vida personal o profesional, sin hacer distinción de edad, ni de sexo ni de nivel cultural.

¿Cómo funciona este proceso?
Por medio de la conversación esencialmente, con preguntas dinámicas y desafiantes con tu Coach, tomas conciencia, te das cuenta del punto en el que estás y del lugar en el que realmente quieres estar. Junto a tu Coach analizas tu situación, te enfocas en tu objetivo y creas el plan de acción para ponerte en marcha y conseguir los resultados cuanto antes. Tu Coach es la persona que te ayuda a desbloquearte, te acompaña personalmente durante todo tu proceso de cambio y te proporciona estrategias para superar los obstáculos que se puedan presentar.

¿Cuántas sesiones necesitaré?
La duración del proceso varía en función del objetivo de cada persona. Las sesiones, confidenciales y totalmente personalizadas, duran aproximadamente una hora y puedes elegir diferentes formas de hacerlas: presencial, telefónico, por correo electrónico y videoconferencia.


Susana Díaz García
Coach personal