Tant'amare

Revista de terapias naturales, desarrollo personal, ecología...

Osiris, el Huevo de Obsidiana - por Pilar Fernández Carretero


Dicen los que dicen que saben que la medicina vibracional es usada desde tiempos inmemoriales y de ahí la popularidad del uso de minerales como herramientas terapéuticas naturales. Variedad de instrumentos de sanación alternativa para un amplio público y variedad de soluciones a nuestro alcance.

Revista Tant'amare - Desarrollo personal y terapias naturales
Para poder entender mejor el trabajo con el Huevo de Obsidiana, primero es conveniente explicar el poder que hemos perdido las mujeres.
Hace mas o menos 15.000 años, la mujer era la regente, gobernadora, sacerdotisa y la llamaban la Diosa. Hasta tenía la decisión de todas las actividades relacionadas con la soberanía, la guerra y la caza, y gozaba de autonomía sexual: era considerada “la fuerte”, ya que reunía la totalidad de los opuestos, la creación y la destrucción.
En aquellos tiempos, la mujer tenía la completa libertad sexual y era libre de elegir pareja, no existía la relación entre sexualidad y procreación. Se creía que los hombres no tomaban parte en la germinación de los hijos, sino que eran las ceremonias que se realizaban para conceder la maternidad las que les concedían la descendencia. Esto duró hasta el 4º milenio antes de Cristo y en un lapsus de 2.000 años la sociedad pasó a ser un patriarcado.

¿Qué sucedió? La religión cristiana se expandió por el planeta, se unió con los gobiernos e instruyó a sus seguidores en los valores del poder masculino. Fue de esta manera como la Iglesia cristiana eliminó el culto femenino y a la Diosa. Un buen ejemplo es el mito de Eva probando la manzana en el que Eva, aconsejada por la serpiente, es culpable de comer la manzana, y así Adán se convierte en el ser superior y el dominio masculino. Mientras que Adán es considerado como aquel que “tiene cabeza”, Eva es considerada la inductora a la corrupción. Todas estas creencias y memorias erróneas se nos han grabado en nuestras células, en nuestro Ser, durante todos estos siglos y este es el momento del despertar, de activar de nuevo el poder interior de la mujer y de equilibrar energías masculinas y femeninas.

Sin embargo, el patriarcado no es un error del cosmos, solo cumple con un objetivo, como todo lo que existe en la Tierra, aunque nos resulte difícil de aceptar. El patriarcado emerge en un marco de lucha, autoridad y violencia, en la división de lo masculino y lo femenino, en la desigualdad.
Sobre la herencia del patriarcado poco se conoce sobre la “sombra colectiva que vive la mujer” que existe a nivel planetario. Todos estos miles de años potenciando y viviendo el dominio del hombre están implantados en la energía de la Tierra y en nuestros ADN, en nuestra Alma y subconsciente.
Es esencial darnos cuenta y ser conscientes de todo lo sucedido para empezar a cambiar.

Explicado todo lo anterior, es aquí donde el trabajo con el Huevo de Obsidiana nos ayuda. El objetivo de este trabajo es que las mujeres podamos retomar nuestro poder, el poder de decidir sobre nuestros propios cuerpos, el poder sentir las emociones desde nuestros cuerpos, nuestra mente y nuestros corazones.
Debemos descubrir qué hay dentro de nosotras. Osiris nos permite traer a la conciencia todos esos recuerdos para verlos, escucharlos, atenderlos y sanarlos.
La obsidiana es un vidrio que se produce en el interior de los volcanes, en el interior de la madre Tierra, de ahí la aplicación en el interior de nuestra vagina, desde nuestro centro energético, y donde podemos crear vida. La obsidiana nos ha acompañado en el andar de la evolución de los seres en el Planeta, se conoce su existencia desde hace mas de 35.000 años. La vagina representa para nosotras, las mujeres, nuestra feminidad, nuestro hogar interior: Osiris, al ser colocado en la vagina de la mujer, se activa al contacto con su energía y comienza a liberar toda la energía negativa que está adherida en nuestro interior. La mujer que entra en el proceso del trabajo con Osiris es capaz de tomar su poder.

Por último, es importante saber que toda mujer (sin escapatoria alguna) cuando viene al Planeta Tierra, en el momento de nacer, recibe los cuatro arquetipos femeninos: la niña maltratada, la madre siniestra, la prostituta y la esclava. Estoy totalmente segura de que vives atrapada en alguno (ó mas de uno) de estos arquetipos, y Osiris te ayudará a reconocerlo, vivirlo, aceptarlo y soltarlo. Osiris será la encargada de ayudarte a vivir este camino en conciencia, para liberar el sufrimiento de la mujer y hacernos conscientes de la tarea que venimos a hacer.


Pilar Fernández Carretero
Terapeuta Certificada de las Geometrías de Obsidiana del método creado por Ana Silvia Serrano Osorio