Tant'amare

Revista de terapias naturales, desarrollo personal, ecología...

Cinco claves para empeorar tu vida - por Pablo Arredondo


Revista Tant'amare - Artículos
Las estanterías están llenas de libros de autoayuda con cientos de consejos para manejar tu vida, mejorar tus relaciones, ser más feliz, atraer la suerte y muchas otras zarandajas.
Aquí te brindo estas cinco claves para que las uses en tu vida diaria. Ya esta bien de decirnos a todo el mundo lo que tenemos que hacer para ser feliz, para tener habilidades sociales, para ser el centro del mundo, para tener éxito. Ya está bien de revelarnos “el secreto”. ¿Porque tienen que presuponer que todos deseamos lo mismo?
Tanto si estás harto de todo esto como si decides empeorar tus relaciones, puedes echar mano de estos sencillos principios que te expongo. Son válidos para todo el mundo y puedes usarlos en cualquier momento.
Hazlo a conciencia y verás como la gente no te aguanta, empezarán a esquivarte, te dejarán en paz. Los resultados son inmediatos.

CINCO CLAVES PARA EMPEORAR TUS RELACIONES

1.- No escuches lo que te está diciendo la otra persona.
Estate pendiente de lo que estás pensando que le vas a decir cuando llegue tu turno de palabra, en lugar de escucharle. O mejor aún, según te esté contando algo, si te surge algún pensamiento o te recuerda algo, lo interrumpes y no le permites seguir hablando. Toma la palabra y no le dejes meter cuña. Esto es muy importante. Muy importante.

2.- Dile a los demás lo que tienen que hacer con su vida.
Ellos no tienen perspectiva, no saben lo que tienen que hacer. Como tú eres más experimentado y puedes verlo todo claro, puedes brindarle tu consejo. Da igual que no te lo pidan. Lo haces por su bien. Comienza diciéndole “tu lo que tienes que hacer…” . Eso le orientará bastante. La gente no sabe qué hacer con su vida pero tu eres más sabio y puedes guiarle. Cuando te cuentan algo no es para comunicarse contigo. En realidad te están pidiendo consejo. Tienes que entenderlo así y ayudar a esos pobres.

3.- Ignora o pesimiza sus ilusiones, sus proyectos, sus ideas.
Cuando te compartan algo que les motive tienes que usar varias veces las expresiones “isis” y “aversis”. Estas dos expresiones son fundamentales para infundirles prudencia a todos los insensatos. Ponlos siempre en el peor de los escenarios… “a ver si…” “y si...”. Cuanto más catastrófico mejor. No le alientes estas ilusiones porque luego se estrellarán. Tienes que abrirles los ojos bien pronto.
También puedes usar una variante técnica más sutil: ignorar lo que te está contando. No le hagas ninguna pregunta sobre esa idea ilusionante que le reina la cabeza. No caigas en la trampa. No te intereses ni le comentes nada, porque le puedes generar más ilusión. Tienes que despertarlos desde el principio. Si es preciso, cambia de conversación. Lo importante es que no le fomentes esperanzas de llevar a cabo su plan.

4.- Usa la crítica, el reproche y la culpabilización.
Estas herramientas son fundamentales para reconvenir a las ovejas descarriadas. Usalas a conveniencia cuando veas que los otros no satisfacen tus deseos y expectativas. A veces ellos no se dan cuenta. No es que sean malos, no. Simplemente no son conscientes de que, si se relacionan contigo, están ahí para cumplir tus necesidades. Házselo saber utilizando estas técnicas universales. Son muy eficaces. Y puedes aprenderlas de mucha gente porque son muy populares.

5.- Instrúyeles con tus pensamientos y creencias.
La gente está muy perdida hoy día. No tienen guías ni valores. Menos mal que estás tú para alumbrarlos. Cuando hables, sienta cátedra. Te verán como un referente. Solo alguien que tiene claras las cosas puede guiar a los demás, así que muéstrate como ese alguien. Estas por encima de ellos así que utiliza tu influencia. Y no toleres disensiones, ni discusiones. Son peligrosas porque te podrían generar dudas y eso sería el principio del final. Tus ideas son tu fundamento. Muere por ellos, mata por ellos. Y quien se meta por medio ya sabe lo que hay.
Eso es seguridad. Demuéstrala.

Ahora lo que tienes que hacer es compartir estas claves en tu muro
(observa cómo estoy usando la clave 2).

No seas petardo y te vayas a creer que tienes más personalidad por no seguir mis sabios consejos de compartir, o que demuestras que no eres sumiso. En realidad eres más sumiso aún a tus propias resistencias
(claves 4 y 5).

Y no creas que va a ser fácil el camino de empeorar tus relaciones y tu vida. Es un camino costoso, que exige perseverancia. Hay gente que lo consigue, pero a base de esfuerzo. Tardan años. Así que no te decepciones si los resultados no llegan de inmediato. Te lo aviso desde ya. Exige constancia y un trabajo arduo, para el que probablemente no estés preparado aún
(clave 3).

De la clave 1 no puede darte ningún ejemplo. Tendrás que indagarlo por tu cuenta, pero es fácil. Quizás hasta lo hayas hecho algunas veces o te lo vengan haciendo a ti. Date cuenta de ello. Permanece consciente, observando.


Pablo Arredondo
Psicólogo

Meditación - por Pablo Arredondo


meditacion

Examinémonos con sinceridad. A todos nosotros nos gustaría mejorar algún aspecto de nosotros mismos. Sin embargo, muchas personas piensan que sus defectos y sus emociones conflictivas contribuyen al enriquecimiento de sus vidas, y que, estas condiciones le hacen ser personas únicas. Creen que han de aceptarse así y amar sus defectos tanto como sus cualidades. Estas personas corren un gran peligro de vivir inmersos en una insatisfacción crónica, sin darse cuenta de que podrían mejorar con tan sólo un poco de esfuerzo y reflexión.

Con frecuencia nos vemos invadidos por perturbaciones de todo tipo. Pensamientos dolorosos nos afectan, la ira nos invade, las palabras de otros nos hieren. Pero también a veces tenemos momentos de paz interior, de amor y de lucidez. Tenemos luces y sombras.

Lo que tienen en común ambos estados es que son transitorios. Sin embargo, vemos con toda claridad que, si trabajáramos para cultivar los momentos privilegiados, este hecho transformaría radicalmente nuestra vida. La herramienta para ello es la meditación, que nos hace cultivar el amor altruista y la paz mental, al tiempo que nuestro egocentrismo y las frustraciones que se derivan de él disminuyen.

Por regla general, nuestros rasgos de carácter cambian poco. Sin embargo, algunos individuos, aunque sean pocos, han cambiado a lo largo de un proceso más o menos largo. Y este cambio que experimentan muestra claramente que no se trata de algo imposible. Nuestros rasgos característicos perdurarán mientras no hagamos nada por mejorarlos y mientras nuestros actos automáticos continúen perviviendo y pasen cada día a ser más fuertes. Sin embargo, mediante la meditación se consigue cultivar las cualidades que aunque todos nosotros poseemos en nuestro interior, se mantienen en estado latente mientras no hagamos el esfuerzo de desarrollarlas. Así que en nuestra mano está la posibilidad del cambio.

No es cuestión de “yo soy así y no tengo remedio”. Es cuestión de esfuerzo y persistencia desarrollar todo nuestro potencial como persona, mejorarnos a nosotros mismos y a los demás. Los cambios deseables son posibles pero necesitan de tu trabajo y persistencia. Es normal trabajar para ganar dinero. Esforzarse para mantener el cuerpo en forma también parece lógico y deseable. Pero no estamos habituados a trabajar el espíritu para evitar que el miedo, la ira, la vergüenza, la culpa, sean limitantes en nuestra vida.

Nos esforzamos mucho para mejorar las condiciones exteriores de nuestra existencia, pero al que siempre le toca bregar con la experiencia del mundo es a nosotros, a nuestro propio espíritu, que lo traduce en forma de bienestar o sufrimiento. Si transformamos nuestro modo de percibir las cosas, estamos transformando nuestra calidad de vida. Y este cambio es el resultado de un entrenamiento del espíritu denominado “meditación”.


Pablo Arredondo
Psicólogo