Tant'amare

Revista de terapias naturales, desarrollo personal, ecología...

Reiki: más acá de la vida - por Luis Moreno


reiki
El Reiki está en los hospitales, en las corrientes solidarias de empatía y curación hacia quienes sufren, en la imposición de manos de un terapeuta concienciado, y en las propias manos de cada uno de nosotros cuando las situamos sobre una zona de dolor o malestar apelando a la sabiduría reparadora de la vida. El Reiki está presente en los esfuerzos públicos y colectivos que intentan sanar las profundas heridas del planeta, y también en la intimidad de cada hombre o mujer en su propósito de mejorar los pequeños desajustes diarios: calmar un desasosiego, aminorar un dolor o recuperar la tranquilidad que nos permita hallar respuestas.

Porque Reiki, tener conciencia de la energía, es la propia capacidad autosanadora de la Naturaleza. Siempre ha estado presente y se ha utilizado de manera intuitiva en todas las culturas, pero, gracias a los descubrimientos metodológicos de Mikao Usui, a finales del siglo XIX, se ha articulado de manera eficaz a la vez que sencilla, extendiéndose de forma rápida y general en la cotidianeidad de aquellos seres más conscientes y receptivos al conocimiento intuitivo de la realidad esencial de la vida.

Desde Usui, la estirpe de Maestros a quienes han ido siendo transmitidos estos principios, de manera reglada y ortodoxa, con sus métodos, símbolos y forma de transferir las afinaciones de los distintos grados, ha ido tejiendo a través del tiempo y la distancia una red de buena praxis de los actos terapéuticos, alejados del ego de cada practicante, que actúa como mero vehículo de la propia energía regeneradora de la vida. Y se ha extendido de forma tan natural y poco oscurantista, que está presente en todos los niveles culturales y sociales, sin excepción alguna, pues sus premisas son sencillas; su eficacia, incontestable, y su universalidad evidente.

Cinco son los principios en que se fundamenta el previo desarrollo en cada persona de esta capacidad transmisora de la energía. Cinco sencillos principios que nos permiten situarnos en armonía y equilibrio con cuanto nos rodea, desde el establecimiento del hoy, como medida elemental de cada acto, y donde reside el poder esencial de transformación vital que deseamos y precisamos. (Hoy) seré agradecido, no sentiré ira, cumpliré mis compromisos, seré respetuoso con todos los seres, y no me preocuparé, dejando que la vida fluya a través de mí.
portada_reiki

Cuando estos cinco principios se convierten en hábito cotidiano, llegan a ser una filosofía interior de comportamiento y ética hacia nosotros mismos y hacia cuanto nos rodea. En este momento, el Reiki nos convierte en vehículo de su potencialidad sanadora de toda herida físicas y emocional. Y es que todos podemos ser terapeuta para nosotros y para los demás.

En mis dieciocho años como maestro de maestros de Reiki, me he visto sorprendido y sobrepasado por la capacidad transformadora de esta energía, comprobando cómo aquellas personas a las que he iniciado, han alcanzado sus objetivos de una vida más plena, solidaria y armónica con la Naturaleza y todos los seres que la conforman. En estos tiempos de tantas incertidumbres, el Reiki es para mí un anclaje de firmeza y esperanza, accesible y cercano a todos, que cada día me continúa aportando la motivación precisa para extenderlo, compartirlo y potenciarlo.


Luis Moreno
Maestro tradicional de Reiki