Tant'amare

Revista de terapias naturales, desarrollo personal, ecología...

Poesía para crecer

Caos - por Sara Barea Izaguirre


Revista Tant'amare - Desarrollo personal y terapias naturales

H
e explotado y me he convertido
en miles de trozos.
Un trozo quiere vestirse de blanco. Otro de negro.
No encuentro ninguno al que le guste el gris.

Un trozo quiere intentar volar
(está seguro de que puede hacerlo).
Otro, se sienta en la cama,
se acurruca sobre sus piernas,
y se asusta de la altura del colchón.

Hay un trozo que baila descalzo en la hierba.
A otro le pesan tanto los pies
que los arrastra, a duras penas por el pasillo.

Me encuentro trozos que discuten entre ellos,
que me ponen la cabeza como un tambor.
Ayer, uno le gritaba al otro que se quitara de su camino,
que no le dejaba seguir...
Y tenía razón:
estaba sentado en el suelo
en la puerta de entrada (o salida).

Un trozo quiere irse lejos y olvidarse de este lugar.
Otro, se acaba de comprar una casa,
con un banco de madera
que apunta al sur.
Un trozo está enamorado y
no para de sonreír como un idiota...
Y otro, está tan furioso con el mundo
que se le está tiñendo la piel de amarillo limón.

La cordura intenta como loca reconstruirme...
pero hay miles de trozos esparcidos por mi casa.
Por el barrio.
Por todo el planeta.


Sara Barea Izaguirre
Monitora de Pilates

Hay ángeles - por Sara Barea Izaguirre


stacks_image_4140
A veces nos encontramos
con ángeles disfrazados.
Ángeles que resuelven el enigma
de la vida en tan sólo unos minutos.

Hay ángeles disfrazados por la calle
en el trabajo, en el autobús.
Ángeles vestidos de niño
que te clavan sus limpios ojos
en el alma.
Que se posan en las manos de alguien
que te acaricia.
En las manos capaces de arrastrarte
un mal día
por toda la piel, hasta arrancarlo.

A veces miramos el cielo
en la cara de algún ángel.
Y en su pelo florecen las estrellas
que todavía no han nacido.

Hay ángeles que se disfrazan de perros.
Que te lamen las heridas del tiempo.
Que te calientan las manos.

A veces…
nos encontramos con ángeles.
Y se tumban a tu lado
hasta que duermes.


Sara Barea Izaguirre
Monitora de Pilates